miércoles, 28 de diciembre de 2011

POCIÓN Nº 7: "Ciudad de niebla" de Alexander Copperwhite

Me topé con este relato escrito por Alexander Copperwhite casi por casualidad y la frase que lo describía atrajo totalmente mi atención:
La vida está rodeada por infinitos senderos que, llegado el momento, deberemos escoger uno y seguirlo, hasta que únicamente quede un camino por recorrer.
Esta misma mañana, estrenando mi nuevo lector electrónico, me aventuré en esta historia de misterio que lees de un tirón, tanto por su brevedad (26 páginas) como por el hecho de que te atrapa desde un principio.
Una familia huye. Huye de París, de la revolución, de la masacre y las calamidades, de los soldados y las balas. Siempre hacia delante, pero sin saber muy bien si esa es la decisión correcta, si es mejor rendirse y morir de un disparo o salir corriendo y morir de hambre y frío.

Sergi hace lo que puede para proteger a su esposa Raquel y a su hijo Pierre. No tienen rumbo ni destino, ni siquiera saben cuanta vida les queda por delante.

Tras una noche dura a la intemperie, descubrirán una ciudad escondida entre la niebla. Rodeada por un halo de misterio traerá a sus vidas cambios y esperanzas. Quizás allí puedan decidir cual es el camino que deben seguir.
La historia empieza con una huida. Un coche ocupado por una familia circulando por una carretera solitaria. Se dan pinceladas sobre el motivo que les ha impulsado a esa acción desesperada. La incertidumbre pulula sobre sus cabezas, un futuro incierto les acompaña.
Sergi, el padre de familia, está decidido a salvar a su mujer y su hijo, aunque no sabe muy bien cómo hacerlo. Para él y para su esposa Raquel el bienestar del niño está por encima de todo.

Pierre es pequeño e inocente, todavía no entiende lo que ocurre. Es un niño despierto y juguetón, confiado, valiente.

La primera parte de la historia es realista, dura, histórica.
Una noche bajo el frío hielo marcará un cambio en la narración. A partir de ese momento se dará cabida a la magia, al misterio y la esperanza.
En esta segunda parte aparecen personajes como Druin, alcalde de la ciudad de Sommeil, personaje peculiar, sobre todo en su vestimenta.
Aparte de él, también es importante en la historia Amalia, una niña de la edad aproximada de Pierre que le coge mucho cariño.

La narración es fluida. Hay buenas descripciones, llegas a imaginarte perfectamente el atuendo del alcalde o el aspecto de la ciudad.

Si bien en cierto momento te imaginas cual puede ser el final, esto no hace que dejes de leer, sino que tengas más ganas de ver cómo se va a llegar al desenlace.

Desde luego me ha dejado muy buen sabor de boca, tanto que me animaré a leer el resto de obras de este escritor, que son varias. Me ha gustado su forma de escribir y describir y cómo va desarrollando la historia. Es increíble como en tan pocas páginas se puede contar tanto.
Alexander Copperwhite es un escritor madrileño de padre griego y madre española, aunque actualmente vive en Murcia. 
Ha viajado mucho y ha pasado tiempo en el extranjero, lo que hace que hable seis idiomas: español, inglés, griego, portugués, italiano y alemán.

Tiene varios escritos, que se pueden descargar gratuitamente.
Os animo a que visitéis sus páginas y leáis algo de él en:

4 comentarios:

  1. Pues el libro no pinta nada mal y encima cortito. Me lo anoto. Muy buen análisis. Saludotes.

    ResponderEliminar
  2. sí, se lee en un suspiro. te lo recomiendo

    ResponderEliminar
  3. E de confesar que el titulo no me ha convencido mucho que digamos, pero me animare a leerlo, gracias por la recomendación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues ya me contar´as si te gusta.
      un besote

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...